Logo Más VIP

Cover Story

Amara: “Soy Prieta! Negra! Morena! Y amo quien soy!"

La foto que Amara subió un día de playa cualquiera en su cuenta de Instagram revivió la palabra que algunos artistas y figuras del entretenimiento han escuchado aunque sea alguna vez en su vida, sobre todo los tez oscura: racismo. Ella se ha sentido víctima del racismo que aún, según ella, predomina en la tierra que la vio nacer.

“Vi esta foto mía en una página de farándula y honestamente cuando hablan mal de mí no contesto, dejo que hablen pero me dio un poco de sentimiento leer los comentarios de mi misma gente burlándose de mí por el color de mi piel! Y todavía se atreven a decir que #NoSonRacistas yo vivo y muero orgullosa de mi color! Si Soy Negra y qué?”, dice la artista que cautivó en su inicio al público infantil y que posteriormente abrazó una propuesta más urbana y para adultos. 

Porque sabe de dónde viene es que ella desde el inicio de su carrera se bautizó como Amara La Negra, y lo hizo orgullosa de sus raíces.

“Soy Prieta! Negra! Morena! Y amo quien soy! Por eso con orgullo llevo el nombre “Amara La Negra”. La verdad no entiendo el porqué de la burla? Porque que decir que soy una “Sombra Negra en el Mar!? Mientras tanto sigo trabajando para poner el alto la bandera de la República Dominicana y acabar con la discriminación racial. Me da mucha pena saber que todavía en el #2017 hay tantas personas ignorantes y estúpidas! Y no es por buscar sonido porque el sonido no me paga la renta lo hago por defender mi persona y las personas NEGRAS que como yo que también sufren de #Bullying”.

Esa respuesta que Amara le dio a esos que se burlaron de su color, luego de subir una foto disfrutando en el mar llamó la atención de sus seguidores, que de inmediato le escribieron comentarios de apoyo. “La negra más hermosa, que hay en nuestro país”, dijo Shanty.  Mientras que otro le dijo: “Tu color es espectacular, tú eres una estrella en toda la galaxia con eso te digo que eres más blanca que la luz del sol”.

El racismo es una Ideología que defiende la superioridad de una raza frente a las demás y la necesidad de mantenerla aislada o separada del resto dentro de una comunidad o un país. El racismo puede incluso justificar la eliminación física de las razas consideradas inferiores.

En el exterior, y en pleno siglo XXI, muchas figuras también han sido víctimas del racismo que impera en algunos países. Un caso que la prensa le dio mucho seguimiento fue el de Valentina Paloma, hija de la famosa actriz Salma Hayek y François-Henri Pinault quien fue agredida verbalmente por un niño pequeño, a quien amablemente la actriz mexicana intentó hacer que se callara.

“Recientemente mi hija fue insultada por otro niño. Insultos racistas… su madre no intentó hacer nada para pararlo, me pareció todo una locura”, expresó la artista a la revista francesa Society.

De igual manera en un capítulo del famoso reality  Keeping Up With The Kardashians, Kim Kardashian reveló que su bebé de dos años fue ofendida por su color de piel durante un vuelo proveniente de Viena, Austria.

“Mi mamá tenía a la bebé, yo me quedé dormida, y me despertó una mujer gritando ‘¡Es la bebé de Kanye West!’. entonces me levanté de un salto. Esta señora se puso de pie en la cabina de primera clase y gritó con todas sus fuerzas: ‘Ella está con un hombre negro, y su bebé también es negra… Deben callar a ese bebé negro’”, explicó la estrella de reality a su hermana Khloé, quien se enojó al escuchar este momento tan desagradable.

Posteriormente Kim publicó una carta en contra del racismo, pidiendo por todos los niños que son juzgados por su color de piel.

Esta carta la escribió la celebridad Kim Kardashian luego del incidente en que se vio envuelta con su hija

“Para ser honesta, antes de tener a North, nunca pensaba en el racismo o la discriminación. Es obviamente un tema que a Kanye le apasiona, pero quizá para mí era más fácil creer que esa era la lucha de alguien más. Recientemente he leído y personalmente experimentado algunos incidentes que me han disgustado y me han hecho prestar atención. Me di cuenta de que el racismo y la discriminación siguen y que son tan detestables y mortales como siempre.

Siento una responsabilidad como madre, figura pública, ser humano, de hacer lo que pueda para asegurarme de que no solo mi hija, sino todos los niños, no tengan que crecer en un mundo donde sean juzgados por el color de su piel o su sexo o su orientación sexual. Quiero que mi hija crezca en un mundo donde el amor del uno hacia el otro sea lo más importante.

Así que el primer paso es dejar de pretender que esto no es mi asunto o mi problema, porque lo es, es [problema] de todos”.

 

 

ARTICULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS