Cine

Penélope Cruz agradece tener un empleo ‘flexible’ y compatible con la maternidad

Por  | 

A diferencia de otros artistas que se desahogan con frecuencia sobre los altos niveles de estrés que han de soportar para poder compaginar sus diversas responsabilidades familiares y profesionales -al margen de que buena parte de ellos cuenten con un ejército de asistentes a su disposición-, la oscarizada Penélope Cruz no ha dudado en considerarse a sí misma una persona muy «afortunada» al disponer de un empleo que le brinda cierta flexibilidad de horarios y, de este modo, le facilita notablemente la conciliación de todas las facetas de su vida.

«Mi máxima prioridad siempre ha sido la de cuidar y educar a mis hijos, pero afortunadamente este trabajo lo hace todo más fácil. No me paso todo el año trabajando, quizá estoy rodando durante unos meses, pero luego tengo bastante tiempo libre. Para mí es una bendición contar con una situación así», ha explicado la intérprete madrileña, madre de los pequeños Leo (8) y Luna (5) junto al también actor Javier Bardem, en conversación con el portal de noticias Collider.

Sin embargo, esos ‘privilegios’ que dice tener Penélope con respecto a su labor de madre no le impidieron experimentar un «cambio» radical en su vida cotidiana -y también en su propia percepción del mundo- cuando recibió al primero de sus dos retoños hace casi una década. Tanto es así, que a día de hoy son fundamentalmente las necesidades de sus hijos las que marcan su calendario de trabajo y, sobre todo, los criterios que la llevan a elegir ciertos proyectos en detrimento de otros.

«Cuando eres madre, todo cambia por completo. Cada vez que me presentan el guion de una nueva película, lo primero que tengo que hacer es comprobar si las fechas y la ubicación del rodaje son compatibles con los horarios de mis hijos. Suelo trabajar más en verano porque coincide con las vacaciones escolares, aunque a veces encadeno varios rodajes si están cerca de casa. Lo esencial es mantener a la familia unida», ha explicado en la misma conversación.

Comentarios