Quién

Kany García pide prohibir las terapias de conversión

Por  | 



La artista puertorriqueña Kany García criticó las llamadas terapias de conversión, que, según distintos colectivos, se aplican todavía en Puerto Rico con el objetivo de evitar o desalentar la identidad de género de los jóvenes al margen de la tradicional entre hombre y mujer, contra las que se promueve un proyecto en el Senado.

“Las personas son quienes son y aman a quienes quieran amar. Eso ha sido así siempre y así se debe mantener. El Proyecto del Senado 184 pretende prohibir unas mal llamadas terapias de conversión que intentan cambiar la orientación sexual y la identidad de género de las personas, asunto que la ciencia ha dicho que no se puede cambiar”, señaló la cantautora en un comunicado.

“Por tanto, no tienen nada de terapéuticas y todo de maltrato y tortura. Exhorto a las senadoras y senadores a votar en contra del maltrato infantil y a favor de la niñez y la juventud. Es hora de prohibir estas prácticas que son inhumanas, crueles, dañinas y la comunidad mundial de salud lo ha reconocido así. El proyecto, tal y como está redactado, no necesita ninguna enmienda”, aseguró la artista.

García agregó que les pide “a las senadoras y senadores que voten a favor del Proyecto del Senado 184” y “ayuden a prohibir el maltrato infantil” porque “Puerto Rico merece que toda niña y todo niño, toda joven y todo joven puedan ser quienes quieran ser y amar a quienes quieran amar”.

Las senadoras del opositor Partido Popular Democrático (PPD) Gretchen Hau, Elizabeth Rosa Vélez y Migdalia González presentaron este miércoles ante la Comisión de Iniciativas Comunitarias, Salud Mental y Adicción varias enmiendas al Proyecto del Senado 184, que propone prohibir las terapias de conversión en Puerto Rico.

Según las senadoras, las enmiendas propuestas tienen como fin salvaguardar la integridad física, mental y emocional de los menores contra cualquier tipo de terapia que pueda alterar o desalentar su identidad de género o sexual.

Las terapias de conversión cuentan con el rechazo de la Asociación Americana de Psicología.

Comentarios