Cover Story

El Rey Carlos III y su emotivo mensaje de navidad; el primero sin Isabel II

Por  | 



El 2022, ha sido un año de golpes y cambios para los británicos, entre la dimisión de primeros ministros, hasta aquello que parecía casi imposible, se volviera una realidad que los golpeo en septiembre, murió Isabel II, el símbolo que durante 70 años lideró en Reino Unido.  Así se levantó el   nuevo rey Carlos III, que a sus 74 años ha sigue el legado de su madre.

Cada 25 diciembre, y a la misma hora desde 1932, toda la nación británica espera el discurso navideño de su monarca. En esta ocasión, y por primera vez, el encargado ha sido el recién estrenado rey Carlos III de Inglaterra, quien emocionado, le envió al país sus primeras palabras en esta época como rey.

Carlos III, vestido con un traje azul, ha honrado el recuerdo de su madre fallecida a los 96 años en el Castillo de Balmoral: “Estoy sentado en esta exquisita capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, cerca de donde mi amada madre, la difunta reina, descansa junto a mi querido padre.

En este momento, me acuerdo de las cartas, tarjetas y mensajes profundamente conmovedores que tantos de ustedes nos han enviado a mi esposa y a mí y no puedo agradecerles lo suficiente el amor y la simpatía que han mostrado a toda nuestra familia”.

“La Navidad es una época especialmente conmovedora para todos los que hemos perdido seres queridos. Sentimos su ausencia y los recordamos en cada preciada tradición”, ha continuado el rey en el discurso que ha durado apenas cinco minutos.

Según ha explicado, su madre, Isabel II creía que el poder de esa luz era una parte esencial de su fe en Dios, pero también de su fe en las personas.

“Y es algo que comparto totalmente en mi corazón. Creo en la extraordinaria capacidad de cada persona de tocar, con bondad y compasión, la vida de los demás, y brillar con luz propia en el mundo que les rodea. Esta es la esencia de nuestra comunidad y la base misma de nuestra sociedad”.

Carlos III ha agradecido también la dedicación, el trabajo y el esfuerzo de las fuerzas armadas y los servicios de emergencia cuando falleció Isabel II: “Nos mantuvieron a salvo”. Además, ha tenido palabras de aliento para los profesionales de la salud; los profesores y para todos aquellos que trabajan en algún servicio público: “Sus habilidades y compromiso son el corazón de muchas comunidades”.

El monarca no se ha querido olvidar de aquellos que se enfrentan en la actualidad a guerras; a la hambruna o a los desastres naturales ni de las personas que no son capaces de pagar a sus facturas para mantener sus hogares alimentados y calientes, en la actualidad la inflación de Reino Unido ronda el 11%.

“El príncipe y la princesa de Gales visitaron recientemente Gales, arrojando luz sobre algunos ejemplos prácticos de este espíritu comunitario”, ha subrayado el monarca en referencia a su hijo Guillermo y su nuera, Catalina.

“Si bien la Navidad es, por supuesto, una celebración cristiana, el poder de la luz que vence a la oscuridad se celebra a través de los límites de la fe y creencias”, ha añadido. “La verdadera humildad reside en nuestro servicio a los demás, que es donde creo que podemos encontrar esperanza para el futuro. Por lo tanto, celebrémoslo juntos y cuidémoslo siempre”, ha incidido, deseando feliz navidad, el soberano británico cierra su mensaje.

El discurso fue grabado el pasado 13 de diciembre y por primera vez se hizo en la capilla de San Jorge en Windsor, ubicación donde descansan los restos de Isabel II y del duque de Edimburgo, padres del monarca: “Es un lugar que tiene conexiones reales únicas”.

En la alocución navideña de 2021, Isabel II honró parte a su marido Felipe de Edimburgo fallecido en abril de ese mismo año. Fue el último discurso de la monarca.

Cabe recordar que la reina fue la primera regente británica que no solo le puso voz a esta reflexión anual, como hacía en la radio su padre Jorge VI, sino que también le puso imagen. Lo hizo en 1957. Ahora el testigo ha pasado a Carlos III de Inglaterra que será coronado el próximo mes de mayo.

 

 

Comentarios