Cover Story

Vicente Fernández «estable y consiente» tras traqueotomía

Por  | 



El cantante de música ranchera Vicente Fernández, de 81 años, “se encuentra estable y consiente”, aunque  el pasado domingo se le practicó una traqueotomía luego de ser hospitalizado hace una semana, tras sufrir una caída en su hogar el rancho “Los tres Potrillos” , informaron sus médicos.

«El día de ayer se le realizó una traqueotomía, que es la colocación de un dispositivo en la tráquea, una cirugía que se realizó en forma oportuna y sin incidentes, actualmente se encuentra sin sedación, está despierto, consciente y obedece comandos e interactúa con su familia», detallaron.

El intérprete fue extubado y la traqueotomía realizada le servirá para respirar sin riego de infecciones en la garganta, dijo el médico internista Luis Arturo Gómez a los medios de comunicación afuera del centro hospitalario.

«Saber que el respirador que tiene es únicamente de soporte, pues las respiraciones son totalmente espontáneas, su corazón y pulmones están estables, sin complicaciones», afirmó.

El vocero del equipo médico que acompaña a Fernández desde el pasado 7 de agosto afirmó que se mantiene la  terapia de rehabilitación física que es “parte fundamental de la recuperación”.

El “Charro de Huentitán”  como es conocido Vicente Fernández, llegó a un hospital privado de la ciudad de Guadalajara, capital del estado de Jalisco, luego de sufrir una caída que le provocó un golpe en las cervicales cercanas al cráneo, lastimándose la médula y dejándolo sin movimiento en brazos y piernas.

El intérprete de “Estos Celos” ha sido visitado en estos días por su esposa, Refugio Abarca, y sus hijos, quienes acuden a determinadas horas de la mañana debido a los horarios de visita de la clínica.

A nombre de la familia Fernández, el equipo médico agradeció al público por sus muestras de cariño y preocupación, apoyo y oraciones. Y pidió, tanto a fans como a medios, esperar los informes previstos, evitando llamar al hospital para preguntar por la salud de “Chente”, pues, afirma, saturan el conmutador del nosocomio, donde hay más de 100 pacientes.

 

 

Comentarios