Quién

Celebrarán 40 años de la inauguración del Anfiteatro de Chavón con Tributo a Sinatra

Por  | 



–  Hace cuatro décadas el cantante Frank Sinatra se presentó en dicho escenario; celebración incluye muestra “40 vueltas al sol” y concierto con Wilfrido Vargas, primer dominicano en cantar en Chavón

SANTO DOMINGO.– Siendo uno de los escenarios más emblemáticos del país, Casa de Campo Resort® & Villas celebra las cuatro décadas de aniversario de Altos de Chavón con un tributo al gran Frank Sinatra, protagonizado por artistas invitados y una big band tal cual la que acompañó al artista hace 40 años en su presentación de inauguración.

 Pautado para las 8:00 de la noche del sábado 22 de octubre en el anfiteatro Altos de Chavón, la orquesta será la Big Band “Santo Domingo Pops”, compuesta por 16  músicos y bajo la producción y dirección musical de Amaury Sánchez, sumando a los artistas Máximo Martínez, Héctor Aníbal, Laura Rivera y José Guillermo Cortines, quienes presentarán 22 canciones del género de Standard de Jazz, como “Strangers in the night”, “My Way”, “New York, New York”, “Come Fly With Me”, “I Got You Under My Skin”, “Something Stupid” y “My Kind Of Town”, entre otras que han sido seleccionadas para tener una gran y memorable noche.

 “Para mí es más que un placer rendir este tributo a uno de los más grandes artistas de todos los tiempos. Vamos a utilizar los arreglos originales de las canciones de Sinatra, de las que hemos pagado los derechos internacionales para el uso de su música, además tendremos una orquesta big bang en el escenario. Se trata de un show muy divertido y animado, ya que los invitados no solo interpretarán las canciones muy al estilo de Sinatra, sino que también personifican la polifacética figura del afamado artista”, manifestó Amaury Sánchez.

Cabe destacar que además del concierto “Sinatra, el tributo”, se realizarán interesantes actividades en el marco de este aniversario que incluyen la exposición “40 vueltas al sol”, del 21 de octubre al 21 de noviembre en la Galería de Arte, y el concierto con Wilfrido Vargas en el Anfiteatro el 5 de noviembre, homenajeando que fue el primer merenguero dominicano en hacer un espectáculo en este escenario.

“Nos sentimos honrados de poder celebrar los últimos 40 años de conciertos y actuaciones históricas en nuestro icónico y único anfiteatro. Durante estas cuatro décadas, el legendario Anfiteatro de Chavón se ha convertido en una parte esencial de la experiencia de Casa de Campo, y estamos encantados de conmemorar y compartir a todos los artistas, artistas e invitados que han experimentado la magia del Anfiteatro en los últimos 40 años”, resaltó Andrés Pichardo, Presidente de Casa de Campo.

 El encuentro con los medios de comunicación fue realizado en Altice Dominicana, empresa que funge como aliado tecnológico de Casa de Campo y como patrocinador oficial de los principales eventos en torno a la celebración del 40 Aniversario. En el acto, el Sr. José Gabriel Pérez, Director Comercial B2B de Altice, destacó que Altice se complace en unirse a esta celebración y recorrido que ha permitido traer a grandes artistas mundiales a la República Dominicana haciendo retumbar las piedras de tan icónico escenario.

SOBRE ALTOS DE CHAVON

Altos de Chavón es una villa dedicada a las artes que durante cuarenta años ha sido uno de los lugares más visitados por turistas internacionales y dominicanos en la República Dominicana. El nombre significa «En las Alturas de Chavón», que alude a su ubicación geográfica. Esta meseta frondosa en la provincia de La Romana fue elegida por el visionario empresario Charles Bluhdorn como la ubicación para una villa que se convertiría en un escenario de creatividad artística global y expresión cultural en la República Dominicana y para el mundo.

Los planos originales para la villa fueron diseñados por el arquitecto dominicano José Antonio Caro. El diseñador italiano de escenarios Roberto Copa se encargó de llevar a cabo el trabajo de crear la aldea junto a un gran equipo de artesanos dominicanos — albañiles, carpinteros y herreros — quienes durante diez años lograron llevar la visión a la realidad. Cada piedra fue tallada a mano, las fuentes forjadas y detalles de madera esculpidos en el mismo pueblo.

Bluhdorn visualizó un lugar que pudiese atraer artistas plásticos, diseñadores, escritores y músicos, proviniendo de distintas partes del mundo y artesanos que rindiesen homenaje a la herencia local con talleres abiertos al público, manteniendo viva la riqueza folklórica dominicana. Entendía que edificios de ladrillo y piedras de coral en un futuro podrían albergar estudios de arte, talleres artesanales, galerías, tiendas y restaurantes, siendo un complemento para los turistas y visitantes al área. Y así comenzó el proyecto, el cual se completó a mediados de la década de 1980.

Tal vez el aspecto más icónico de Altos de Chavón ha sido El Anfiteatro, con capacidad para 5000 personas y que recuerda a Epidaurus en Grecia. Fue inaugurado por Frank Sinatra en una gran celebración bajo el nombre “Concierto para las Américas”, grabada y televisada en Estados Unidos, donde también participó Carlos Santana.

Acerca de Casa de Campo Resort 

Casa de Campo® Resort & Villas es el resort más completo del Caribe que atrae una afluencia de viajeros con variada oferta de habitaciones, suites y villas de lujo. Variada gastronomía gourmet, vinos y bebidas de alta calidad en todos los restaurantes y bares, marina y club de yates con capacidad para 370 embarcaciones, campos de polo y equitación, el centro de tenis y  de tiro de más de 100 hectáreas. A lo largo de 3,000 hectáreas tropicales en la costa sudeste de la República Dominicana, este destino de lujo en el Caribe es también la sede de tres de los campos de golf más difíciles, todos diseñados por Pete Dye, incluyendo Teeth of the Dog®, Dye Fore y The Links. Casa de Campo también alberga a Altos de Chavón, un pueblo de artesanos construido al estilo de una ciudad mediterránea del siglo XVI con tiendas, museos y un anfiteatro de 5,000 asientos al estilo griego, que fue inaugurado por Frank Sinatra en agosto de 1982.

Comentarios